miércoles, 11 de enero de 2012

Siglas y acrónimos

Las siglas son palabras formadas por la letra inicial de las palabras que forman el nombre y sirven para la denominación, en forma abreviada, de países, organismos, partidos políticos, instituciones, clubes deportivos, empresas. Así tenemos EE.UU. (Estados Unidos), OMS (Organización Mundial de la Salud), PD (Partido Democrático).

Forma correcta de escribir las siglas
Las letras de las siglas se escriben todas con mayúsculas, sin puntos de separación, sin acentos y es incorrecto separarlas con guión de final de línea.
La lectura se realiza deletreando la palabra o en forma silábica. Hay siglas de difícil pronunciación que obligan al deletreo, por ejemplo FBI se lee efe-be-i, KGB es ka-ge-be. A veces, se le agregan letras a una sigla para facilitar su pronunciación: LP (sigla en inglés, long play, larga duración) que se lee elepé, lo cual origina la formación de una nueva palabra.
Las siglas en plural permanecen invariables en la forma escrita, aunque oralmente se suele utilizar el plural. Por ejemplo ONG, oralmente es oenegés, mientras en la escritura es correcto expresarla como las ONG. Las siglas son femeninas o masculinas, según el género de, generalmente, la primera palabra que la forma: FMI, es “el” Fondo Monetario Internacional; OEA, es “la” Organización de Estados Americanos.
Las antiguas letras ch y ll, hoy llamadas dígrafos, cuando forman parte de una sigla, el primer carácter se escribe en mayúscula y el segundo en minúscula: PCCh (Partido Comunista de China).

Hispanización de las siglas
Siempre que sea posible, se usarán las siglas traducidas al español: es correcto decir la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), y no NATO (North Atlantic Treaty Organization); sin embargo hay casos que por su difusión o por la dificultad para hispanizarlas, se mantiene la forma original: IBM, KGB, CD-ROM.

Definición de acrónimos (del griego "ákros" = extremidad y "ónoma" = nombre)
Los acrónimos, por un lado, son siglas que no se deletrean, sino que se leen como se escriben (ONU, OTAN); y por otro son palabras formadas por la unión de elementos de dos o más términos (televisión, Mercosur). Muchas veces los acrónimos terminan incorporándose al léxico común como sustantivos, como por ejemplo ovni, sida, láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation).
Los acrónimos se escriben con mayúscula inicial sólo cuando son nombres que así lo exigen, como por ejemplo la Unesco (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization).

El acrónimo en la historia
Entre los acrónimos que dan lugar a un nombre, el ejemplo más famoso, es el de los primeros cristianos que, perseguidos por paganos, dibujaban sobre las paredes un pez, era como decir Jesús, en secreto. La palabra griega ichthys significa pez y estaría formada por las iniciales de la frase griega Iesus Christus Teu Uos Sote, que quiere decir Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador.
Antes de Cristo, el pez ya era un símbolo rico de significados y rodeado de mística, como se lee en el "Diccionario de los símbolos" (Chevalier y Gheerbrant, 1986) y en la "Enciclopedia de los símbolos" (Biedermann 1991).

El acrónimo como mensaje secreto
El último mensaje secreto en ámbito clandestino fue hecho por los nazis sobrevivientes después de la Segunda Guerra Mundial, cuando formaron la Organisation Der Ehemaligen SS-Angehorigen (Organización de los exmiembros de la SS), que enmascararon con el acrónimo Odessa, ciudad rusa llamada también así en alemán y en inglés.

En los países anglosajones, la formación de siglas y acrónimos es un fenómeno muy difundido. Muchas palabras que son originalmente siglas o acrónimos en inglés, se han incorporado al español; como radar (radio detecting and ranging) y pulsar (pulsating star). Pero lo que debe evitarse, es la formación del plural de una sigla con una s final (CDs), error cometido por copia del inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada