lunes, 8 de octubre de 2012

De más y demás: uso correcto y diferencias


No se deben confundir estas expresiones, sobre todo en el lenguaje escrito. De más equivale a “sobra, redunda”. Por ejemplo, ese comentario estuvo de más; de más está decir lo mucho que sufre. Respecto del adjetivo demás puede utilizarse en construcciones como las demás personas; los demás integrantes (siempre acompañando a un sustantivo) o bien, en la expresión los demás, en este caso, sustantivado. 

Uso de demás como adjetivo
En este caso demás se antepone a los sustantivos plurales, precedido siempre de un artículo:
El primer día llovió y los demás días fueron estupendos.
A las demás personas la obra les gustó mucho.
Debe escribirse sin artículo cuando cierra una enumeración:
Sillas, mesas, camas y demás muebles entraron en el camión.

Demás como pronombre
Debe estar siempre precedido de los artículos plurales cuando se refiere a personas y de la forma lo cuando hace referencia a cosas diversas:
Fuimos a cenar mientras los demás hacían la fila para entrar.
Está bien de salud, lo demás no importa.

Por demás: significa "en vano" y "demasiado". En el primer caso se utiliza para indicar que algo se hace u ocurre inútilmente:
Todo lo que digas será por demás = Todo lo que digas será en vano.
En el segundo caso, la acción marcada por el verbo se produce con mayor intensidad o en un grado mayor:
Come por demás y nadie le dice nada.
Por lo demás: engloba aspectos que no se han mencionado en la conversación. Por ejemplo:
Tú solo ocúpate de los niños, por lo demás no te preocupes.

De más: locución adverbial
Formada por la preposición de y el adverbio más, significa “de sobra”, “mucho o demasiado”:
Has comido de más.
Has puesto un vaso de más en la mesa.

De más en locuciones verbales
Hablar de más: decir cosas inconvenientes.
En la entrevista de trabajo habló de más.
Estar de más: sobrar o estorbar.
Esa persona está de más en tu vida.

1 comentario: