miércoles, 11 de abril de 2018

Conjugación de los verbos irregulares en español: asociaciones que ayudan a recordar


En español hay tres grupos de tiempos que comparten el mismo esquema de formación, por lo que compartirán también la misma irregularidad.

Grupo I
Si es irregular la 1.a persona singular (yo) del presente de indicativo, también es irregular todo el presente del subjuntivo.

Si es irregular la 3.a persona singular (él) del presente de indicativo, también es irregular la 2.a persona singular () del imperativo.

Ejemplo: verbo pedir

Presente indicativo

Yo pido
Presente subjuntivo: pida, pidas, pida, pidamos, pidáis, pidan
Él pide
Imperativo: pide (tú)

Grupo II
Si es irregular el futuro simple de indicativo, el condicional simple presenta la misma irregularidad.

Ejemplo: verbo hacer

Futuro simple

Yo haré
Condicional simple: haría, harías, haría, haríamos, haríais, harían

Grupo III
Si es irregular la 3.a persona plural (ellos) del pretérito indefinido, todo el pretérito imperfecto de subjuntivo presenta la misma irregularidad.

Ejemplo: verbo decir

Pretérito indefinido

Ellos dijeron
Pretérito imperfecto de subjuntivo: dijera/dijese, dijeras/dijeses, dijera/dijese, dijéramos/dijésemos, dijerais/dijeseis, dijeran/dijesen

Para saber si un verbo es irregular, basta saber si son irregulares el presente de indicativo, el pretérito indefinido o el futuro. Si alguno de ellos es irregular, los tiempos de su grupo presentarán la misma irregularidad.


jueves, 15 de marzo de 2018

Adverbios ya y todavía para estudiantes de español


El uso del adverbio ya implica la presuposición de una situación pasada a la actual en el tiempo. Ya indica que la primera situación se realizó completamente y estamos en la siguiente.
  • Ya + tiempo pasado
Ya terminé de cocinar. 1ra. situación: “estuve cocinando”; 2da. situación: “no estoy cocinando más”.

Ya llegó María. 1ra. situación: “María no llegaba a un lugar”; 2da. situación: “María está en el lugar”.
  • Ya + tiempo presente
El adverbio implica una situación anterior que ha cambiado. Indica que una acción durativa ha comenzado y sigue en el presente.
Ya llegué. Ya estoy acá.
Ya funciona el televisor.
  • Ya = “enseguida” + tiempo presente: indica que una acción es inminente:
- María, ven, por favor.
- ¡Ya voy!
Estamos a 20 de diciembre. Ya llega la Navidad.

El adverbio todavía supone dos situaciones sucesivas en el tiempo. Expresamos que la primera situación continúa sin dar paso a la segunda.
  • Todavía + no + tiempo pasado: suponemos que una acción se producirá, pero no se ha producido hasta el momento.
- ¿Y mamá?
- Todavía  no llegó.
  • Todavía + tiempo presente: una acción que suponemos que terminará, continúa.
- ¿Y María?
- No llegó, acabo de llamarla. Todavía está en la casa.


viernes, 2 de marzo de 2018

El orden de las palabras en la oración


Las palabras que forman una oración no siguen un orden establecido al azar, sino que la lengua impone ciertas condiciones que deben tenerse en cuenta para que el mensaje sea claro y comprensible. El español tiene bastante libertad constructiva, pero normalmente los elementos sintácticos deben respetar una jerarquía.

La organización recomendada es la siguiente:

1) Núcleo del sujeto
2) Complementos del sujeto
3) Verbo
4) Complementos del verbo
5) Complementos de cada complemento

El verbo constituye el núcleo de la oración y las restantes unidades, que solo tienen sentido en relación con él, son sus términos adyacentes o subordinados.

Tomando como ejemplo la oración:
Los alumnos de la escuela realizaron los trabajos de clase durante las vacaciones de verano.
Los alumnos de la escuela (sujeto)
realizaron los trabajos de clase durante las vacaciones de verano (predicado)

En el sujeto, la palabra más importante, los alumnos, va seguida de su complemento, de la escuela. En el predicado, al núcleo de la oración, realizaron, le sigue un complemento directo y un complemento circunstancial de tiempo, organizados del siguiente modo: primero, el elemento principal de cada uno de ellos (los trabajos y las vacaciones) y después, sus complementos determinativos (de clase y de verano).


martes, 20 de febrero de 2018

¿Hispanoamérica, Iberoamérica o América latina?


Aunque no lo parezca, existen diferencias entre los términos Hispanoamérica, Iberoamérica y América latina: el primero designa el conjunto de países americanos de lengua española; el segundo, el conjunto de los países que tienen lenguas de la península ibérica, o sea, el español y el portugués; el último, el conjunto de los que hablan lenguas de origen latino, que en el continente americano son el español, el portugués y el francés.

De todas maneras, hay que destacar que estos términos no son excluyentes entre sí, sino todo lo contrario; América latina incluye Iberoamérica que, a su vez, incluye a Hispanoamérica; por lo tanto, es válido llamar latinoamericanos a los hispanoamericanos.


viernes, 2 de febrero de 2018

Recordar / acordarse de. Recordarle algo a alguien


Los verbos recordar y acordarse de son sinónimos. La diferencia entre ambos es sólo de forma: acordarse de es pronominal y se construye siempre con la preposición de:

Recuerdo aquellas vacaciones. = Me acuerdo de aquellas vacaciones.

La expresión recordarle algo a alguien es causativa, es decir, el hablante hace o produce un efecto sobre el oyente:
Le recordé que tenía que tomar el medicamento.
Le hice recordar que tenía que tomar el medicamento.

miércoles, 31 de enero de 2018

Los verbos oír y escuchar


Estos dos verbos, que muchas veces se usan como sinónimos, tienen una marcada diferencia entre sí. Oír equivale a “percibir con el oído los sonidos”, mientras que escuchar es “aplicar el oído para oír”. 

Por lo tanto, se puede oír sin escuchar, como cuando alguien dice como quien oye llover, o sea que no presta atención. Pero una persona que está hablando por teléfono, no debe decir habla más alto que no te escucho, debido a que es evidente que ella está escuchando, pero lo que sucede es que no oye, así que debe decir habla más alto que no te oigo.

jueves, 25 de enero de 2018

Conectores condicionales


El conector condicional tipo es si, pero hay otros, también muy utilizados.

1) Conectores que se utilizan en el período real

Con tal que, siempre que, siempre y cuando, mientras, como + subjuntivo,
 en caso de (que) + infinitivo o subjuntivo:

Te lo presto con tal que / siempre que / siempre y cuando me lo devuelvas.
En caso de llegar temprano, te llamo / En caso de que llegues temprano, llámame.
Como no te cambies de ropa, no te llevo. (Como + subjuntivo suele utilizarse con valor de amenaza).

2) Conectores que se utilizan en el período hipotético

Siempre que, siempre y cuando, se acaso + imperfecto de subjuntivo, de / en caso de + infinitivo:

Siempre que lo supiera, te lo diría.
De / en caso de saberlo, te lo diría.

De + infinitivo tiene carácter naturalmente hipotético, por lo tanto, no puede construirse en contextos condicionales genéricos, como por ejemplo: Si hace mucho frío, las plantas se mueren.

3) Conectores que se utilizan en el período irreal

Si acaso + pluscuamperfecto de subjuntivo, de + infinitivo.

Si acaso hubieras podido traerlo, ¿lo habrías hecho?
De haber sabido que necesitabas el libro, te lo hubiera traído.

Expresión de la condición sin conector

Suele aparecer en contextos genéricos y la oración conforma un período real:
Viajando en tren, se disfruta mejor el paisaje.

Período disyuntivo
Llamado así porque se usa el coordinante o:
Carlitos, o te bañas o no te dejo mirar la tele.
Lo que equivale a decir: Si no te bañas, no te dejo mirar la tele.

Preposición con + infinitivo
Admite los tres períodos:

Con decirlo, no perderás nada.
Con decirlo, no perderías nada.
Con decirlo, no hubieras perdido nada

Como si
La expresión como si implica una situación hipotética o irreal con significado comparativo, por eso pide modo subjuntivo, imperfecto para el presente y pluscuamperfecto para el pasado:
Se quieren como si fueran hermanos.
Se amaron como si hubieran sido hermanos.