jueves, 2 de abril de 2020

Oraciones temporales: ¿indicativo o subjuntivo? Ejemplos


Oraciones temporales con indicativo
Las oraciones subordinadas temporales se construyen con indicativo cuando se trata de hechos reales y realizados, en el pasado, presente o habitual:

Mientras estudio escucho música.
Visitó muchos museos mientras estuvo en Madrid.
Siempre que voy a su casa, la encuentro durmiendo.
Desde que vive en las sierras, no tiene asma.

Oraciones temporales con subjuntivo
Cuando el verbo de la oración principal expresa una acción que todavía no se ha realizado o el hablante lo ve en una perspectiva de futuro, el verbo de la subordinada debe ir en subjuntivo. La idea de posterioridad aparece marcada en la oración principal generalmente mediante el imperativo, el futuro o el condicional:

No te olvides de llamarnos tan pronto como llegues.
Escríbele en cuanto puedas.
No te irás hasta que no termines los deberes.
Me dijo que te llamaría tan pronto como pudiera.
Quería que me quedase hasta que pasaran las fiestas.

La conjunción mientras, una excepción
Hay oraciones subordinadas temporales introducidas por mientras referidas a un tiempo futuro. La acción aún no ha sucedido, pero se espera que suceda con cierta inmediatez o “casi” simultaneidad. En este caso se construyen con indicativo:

Vamos a tomar algo mientras viene mi marido.

martes, 31 de marzo de 2020

¿Estados Unidos, EE.UU. o USA?


Para mencionar al país del norte del continente americano, podemos hacerlo de dos maneras: si decimos simplemente Estados Unidos, nos estaremos refiriendo a una nación, y en ese caso deberemos decir Estados Unidos lanzará otra nave al espacio. Si, en cambio, hablamos de los Estados Unidos, la referencia será a todos y cada uno de los estados que integran la nación, y en ese caso diremos los Estados Unidos lanzarán otra nave al espacio, con el verbo en plural.

Respecto a la escritura del nombre del país, cabe aclarar que la forma EE.UU. responde a la abreviatura “Estados”, con dos “ees” y “Unidos” con dos “úes”, lo mismo que sucede con FF.AA. (Fuerzas Armadas), RR.PP. (Relaciones Públicas); las letras en las siglas se duplican para indicar que es plural.

No es conveniente, en español, usar la abreviatura USA, dado que es representativa del nombre en inglés; pero no está mal utilizar la forma EUA (Estados Unidos de América), denominación que muchos critican alegando que debería ser Estados Unidos de Norteamérica, debido a que en América hay varios estados unidos.


sábado, 28 de marzo de 2020

Los marcadores del discurso sumativos o aditivos



Además, asimismo, incluso, igualmente, encima, aparte, todavía más, para colmo, más aún.

Los conectores discursivos aditivos son los que introducen información añadida a la ya presentada, unen elementos que permiten llegar a la misma conclusión.

Además
Suma una información a otra de la misma naturaleza aparecida antes; el primer enunciado llega a la misma conclusión que el segundo:
María hizo la limpieza de toda la casa. Además, debía hacer las compras.
La conclusión de ambos enunciados podría ser: María está cansada.
Tienes padres, hermanos, tíos. Además, una hermosa mujer.

Encima
Cumple la misma función que además, pero añade un elemento con mayor fuerza y supone una actitud emotiva. El elemento que se suma es de carácter negativo, excesivo y por lo tanto no hay relación de igualdad entre los elementos:
Se durmió, llegó tarde al trabajo y tuvo que hacer horas extras. Encima, cuando llegó a la casa su hijo tenía fiebre.
Me fui de vacaciones a la playa y llovió casi todos los días. Encima, hacía frío.

También puede ser el resultado de una situación que llevó hasta el hartazgo al hablante:
Encima, me insultas.
Encima puede reemplazarse por para colmo, lo que nos faltaba, precedidas de y:
Perdí las llaves del auto y, para colmo, estaba mal aparcado.

Incluso, inclusive, es más, más aún, todavía más
Añaden un enunciado a otro anterior. Estos conectores aparecen al final para destacar el último elemento del enunciado:
María limpió, planchó, cocinó. Incluso, tuvo tiempo para hacer las compras.
Me sacó de apuros; es más, no me quiso cobrar.

Aparte
Añade una información, un detalle que no se considera muy necesario. Se usa para justificar con más fuerza una opinión y, con frecuencia, está relacionado con la subjetividad del hablante.
No me gustó la película de anoche. Aparte, me resultó muy pesada.
Aparte suele aparecer acompañado de la preposición de y de que.

Hay que tener en cuenta que tanto incluso como aparte pueden cumplir otras funciones, además de la de adición. Incluso puede denotar una inclusión y aparte, inclusión y exclusión:
Vinieron todos a la fiesta, incluso Juan.
Aparte de Geografía, no ha aprobado ninguna de las asignaturas.


miércoles, 25 de marzo de 2020

Los adjetivos calificativos: tipos y ejemplos



Los adjetivos calificativos indican características del sustantivo permanentes o transitorias, que pueden ser de dimensión (casa grande), velocidad (coche rápido), propiedad física (hombre robusto), color (cielo azul), forma (mesa redonda), edad (mujer madura), valoración (gran hombre), aptitud (señora inteligente) o predisposición (señora amable).
Los adjetivos calificativos, en general, son palabras sin prefijos ni sufijos, salvo los de la flexión (amarillo/amarilla). Sin embargo, hay un sufijo que se utiliza con frecuencia para crear calificativos: -osa/o (maravillosa, espantoso, celosa).

Características de los adjetivos calificativos
La mayoría de los calificativos son graduables: es muy alto, es altísimo; y participan en construcciones comparativas: es más alto que…

Es muy usual la gradación de adjetivos de color, tanto mediante adverbios como mediante la anteposición del prefijo re-:
Tu camisa es muy verde / reverde.
Este es un ejemplo enfático, en donde el foco se pone en el adjetivo. También se gradúan los adjetivos de color en contextos no enfáticos. Por ejemplo:
El cielo está muy negro.

Los adjetivos calificativos que asignan propiedades se colocan generalmente pospuestos al sustantivo: silla alta, mesa marrón, tela áspera. Si van antepuestos el sintagma adquiere un cierto matiz literario y el significado de la frase varía.
En cambio, los valorativos pueden ir antepuestos o pospuestos sin que la frase cambie de significado: es una profesora extraordinaria, es una extraordinaria profesora.

Hay que considerar que muchos adjetivos calificativos de valoración suelen provenir de otros grupos de calificativos. Por ejemplo: grande es un adjetivo calificativo de dimensión, describe una característica física; pero puede utilizarse también para dar una valoración diferente. En este caso, para subrayar que la interpretación correspondiente debe ser valorativa, se antepone:
Tengo un gran auto (calificativo de valoración).
Tengo un auto grande (calificativo de dimensión).

sábado, 21 de marzo de 2020

Valores y usos del gerundio: ejemplos


El gerundio es una forma no personal del verbo que denota el estado durativo de una acción. Puede expresar modo, condición, motivo, concesión, condición.

Valor causal
Conociendo su mal carácter, decidí darle la razón.
Este niño, estudiando tan poco, no aprobará el examen.

Valor concesivo
Aun sabiendo que llovería, no quisieron suspender el recital.
Aun teniendo razón, tuvo que pagar la multa.

Valor condicional
Dándonos prisa, llegaremos a tiempo.
Solo aprenderé inglés dedicándole más tiempo.

Valor temporal
Estando en el teatro, se sintió mal.
Saliendo el padre, los hijos se quedan en casa.

Valor modal
Muchos jóvenes se divierten emborrachándose.
Se fue llorando.

Valor relativo
Había una mujer vendiendo castañas.

Valor copulativo
La ciudad de Florencia es una de las más interesantes de Italia, siendo además el destino preferido por los turistas.

Valor enfático
Es trabajando como me olvido de los problemas.

miércoles, 11 de marzo de 2020

Dequeísmo y queísmo: definición, usos y ejemplos

El dequeísmo, mal uso de la forma de que, y el queísmo, supresión de una preposición en los casos en que es necesaria, son errores frecuentes.

Contrariamente a lo que la mayoría de las personas supone, los casos en los que es imprescindible utilizar la forma "de que" son más numerosos que los que no aceptan su uso; pero aquellos donde es incorrecto son más frecuentes y, sobre todo, más evidentes.
Muchos individuos suelen omitir de manera sistemática el uso del de que para evitar caer en la falla lingüística del dequeísmo, sin advertir que están cayendo en el queísmo.

Usos del "de que"
Cuando la oración principal es completada por una oración subordinada.
Por ejemplo, la oración estoy convencido de que es verdad: la llamada oración principal es estoy convencido de y la oración subordinada es que es verdad, entonces hay que recordar que cuando la oración principal contiene la palabra de en su pregunta, la respuesta será invariablemente de que.
Dicho de otra forma, a la pregunta ¿de qué estoy convencido? La respuesta será: estoy convencido de que es verdad.

Usos del "que"
Cuando la oración principal es completada por un objeto directo.
En este caso la construcción se continúa diciendo estoy convencido de nuestro triunfo (objeto directo), en donde no es necesaria la utilización del que.
Queda claro que cuando de no forma parte de la oración principal, tampoco deberá aparecer en la respuesta, ya que, en caso de hacerlo, se caerá inevitablemente en el dequeísmo, como lo demuestra el ejemplo: Pienso que tienes razón. ¿Qué pienso? Pienso que tienes razón. Lo mismo sucede con la pregunta ¿Qué dijo? La respuesta será: dijo que él siempre habla con sinceridad (oración subordinada), o bien, dijo la verdad (objeto indirecto).


Verbos que requieren la presencia de la preposición de
Me enteré de que te vas.
Nos alegramos de que sea así.
La persuadieron de que no fuera.

Verbos que admiten ambas formas: de y de que
Dudar: Dudo que sea verdadero o dudo de que sea verdad.
Advertir: Te advierto que no lo hagas o te advierto de que no lo hagas.
Olvidar: Olvidé que tenía que ir u olvidé de que tenía que ir.
Asegurar: Se aseguró que no lo seguían o se aseguró de que no lo seguían.

Ejemplos que llevan de que
Estoy seguro de que vendrán.
Tuvimos la certeza de que era el hombre indicado.
Está convencido de que lo engañaron.
A pesar de que te advertí.
El hecho de que seas mi amigo no te autoriza.
El libro tiene la aspiración de que los lectores lo encuentren útil.

Frases erróneas escuchadas en los medios de comunicación
Pienso de que merecimos ganar.
Sostengo de que mi defendido es inocente.
Será necesario de que nos ayuden.
Les prometo de que cumpliremos.

Después de tanto que y de que. ¿Qué es que?
El que puede cumplir distintas funciones:
Pronombre relativo átono, invariable en género y número que puede referirse a personas o cosas: Presenté un reclamo que me fue rechazado.
Cuando la preposición encabezada por que está separada del resto de la frase por leves pausas (o comas, en la escritura) la palabra que puede reemplazarse por el cual, la cual. Los socios, que estaban invitados, asistieron al acto, puede expresarse diciendo los socios, los cuales estaban invitados.
 



sábado, 7 de marzo de 2020

La ch y la ll, ¿son letras del abecedario?


Últimos cambios de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española de 2010

Antes
Tradicionalmente, los dígrafos (conjunto de dos letras que representan un solo fonema o sonido) ch y ll se consideraban letras y se les daba el nombre de che y elle, respectivamente.
Estos nombres se mantienen todavía en la Ortografía de 1999 y en el Diccionario panhispánico de dudas, si bien en estas dos obras se indica por primera vez que, aunque ch y ll siguen considerándose letras en el abecedario, son dígrafos a efectos de ordenación, como así se adoptó en el X Congreso de la Asociación de Academias (1994). Por ello, por primera vez en el DRAE de 2001 las palabras que llevan tales dígrafos aparecen por orden alfabético dentro de las letras c y l, respectivamente.

Ahora
En la Ortografía de 2010 desaparecen del abecedario los nombres de che y elle, por lo que el abecedario español pasa a tener veintisiete letras en lugar de las veintinueve tradicionales:
a, b, c, d, e, f, g, h i, j, k, l, m, n ñ, o p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.
Las formas ch y ll se consideran combinaciones de dos letras para un solo fonema o sonido (dígrafos), y no letras.


Fuente: Las normas académicas: últimos cambios. Leonardo Gómez Torrego. Ediciones SM.