domingo, 11 de marzo de 2012

Palabras históricas (I)


Uno de los temas que constituyen un motivo de “curiosidad idiomática”, es el de las llamadas palabras, vocablos o voces históricas.
Su origen puede ser el nombre o apellido de un personaje famoso o desconocido, el de una localidad, el de un hecho o una batalla, etc.
El uso las ha incorporado al vocabulario general en forma de sustantivos, verbos o adjetivos y, generalmente, se las utiliza sin saber realmente cuál es su procedencia. A continuación, la explicación de algunos de ellos.

Linchar
Es un verbo que describe la “acción de castigar con la muerte, sin proceso y tumultuosamente a un sospechoso o a un reo” y su creador fue el terrible capitán William Lynch, allá por 1780 en la ciudad de Virginia, Estados Unidos. Según cuenta el escritor Edgar Allan Poe, en un editorial de 1836, la víctima era maniatada, con una soga al cuello y montada sobre un caballo que, cuando se movía para ir en busca de agua o alimento, provocaba la muerte del condenado.

Longaniza
El origen de esta palabra es un término del latín vulgar, lucanicia, derivado a su vez de lucanica, así llamada porque se la elaboraba en la ciudad de Lucania, al sur de Italia. En romance, “luganiza” pasó a ser longaniza por un proceso fonético común, ayudado por el influjo de “luengo: largo”.

Onanismo
Aunque la definición de este vocablo diga “vicio sexual solitario, masturbación”, debemos reivindicar el nombre de este personaje bíblico: Onán, de acuerdo con la ley hebraica, debió casarse con la viuda de su hermano, pero como no deseaba tener hijos que consideraría ajenos, trataba de evitar el contacto con su “esposa-cuñada”, o bien, practicaba el “coito interrumpido”.

Mayonesa
Es un vocablo que nos llega a través del francés mayonnaise pero su procedencia es el nombre de Mahón, una isla ubicada en las Baleares, debido a que ahí se la elaboró por primera vez.

Melba
Como postre helado, la Copa Melba parece provenir de una soprano inglesa de apellido Moore, que fue la primera en pedir que le agregaran frutas a su crema helada. Como ella era oriunda de la ciudad australiana de Melbourne, se tomó la variante Melba para designar esta copa helada.

Maratón
El nombre de esta competencia deportiva proviene de la batalla de Marathón, aldea de Ática, situada a unos cuarenta y dos kilómetros de Atenas, donde los griegos obtuvieron una gran victoria sobre los persas. Cuenta la tradición, que llevó la noticia a Atenas un soldado que hizo corriendo el trayecto y murió de fatiga al llegar.

Magdalena
Es el nombre de una especie de bizcocho, probablemente porque se lo usa para “mojar” y, entonces, gotea “llorando como una Magdalena”, en alusión a la santa arrepentida.

Tarantela
Es un conocido baile napolitano y proviene del nombre de la ciudad italiana de Tarento, ubicada al sureste de la península, en la provincia de Apulia. Primitivamente, se creía que el movimiento producido durante este baile, curaba a los picados por la tarántula (variedad de araña típica de la zona), evitando que el veneno actuara sobre el lugar de la picadura.

Fuente: ¿Y por casa...cómo hablamos? Prof. Esteban Giménez. Editorial San Pablo, 1996.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada