martes, 10 de abril de 2012

Proposiciones subordinadas adverbiales

Funcionan como un adverbio. Pueden estar encabezadas por nexos relacionantes, subordinantes o bien no tener ningún nexo. Para reconocerlas se puede emplear el método de sustitución, que en este caso será por un adverbio.

Temporales
Pueden funcionar como circunstancial de tiempo (1), predicado no verbal adverbial (2), aposición de un adverbio (3) o término de un complemento (4).
Cuando llegaste yo ya había salido. (1)
Después que se atraviesa la frontera, la libertad. (2)
Hoy, cuando me lo dijiste, sentí miedo. (3)
Estaré hasta cuando pueda quedarme. (4)

Locativas
Pueden funcionar como circunstancial de lugar (1), predicado no verbal adverbial (2), aposición de un adverbio (3) o término de un complemento (4).
Llévame adonde quieras. (1)
La felicidad, donde tú estás. (2)
Estamos aquí, donde nadie pudo llegar antes. (3)
Vive por donde el diablo perdió el poncho. (4)

Modales
Pueden funcionar como circunstancial de modo (1), predicado no verbal adverbial (2), aposición de un adverbio (3) o modificador directo de un adjetivo (4).
El cielo se oscureció como si fuera de noche. (1)
El problema, como te lo cuento. (2)
Así, conforme te digo, fueron las cosas. (3)
Él es bueno como hay pocos. (4)

Cuantitativas
Pueden desempeñarse como circunstancial de cantidad (1) o aposición de un adverbio (2).
Trabajé cuanto pude. (1)
Trabajé mucho, cuanto pude. (2)

Causales
Pueden cumplir las funciones de circunstancial de causa (1), modificador directo de un adjetivo o adverbio (2) o modificador del núcleo oracional (3). En este último caso, no modifica al verbo solamente sino a toda la oración; no tiene función, ya que están fuera del sujeto y fuera del predicado.
Estoy muy ocupado y no voy porque allí me tratan mal. (1)
Vete que no quiero verte. (1)
Yo soy feliz porque me quieren. (2)
Debido a que no viniste, se suspendió la fiesta. (3)

Estas proposiciones modifican al núcleo oracional. Semánticamente, indican una posibilidad, una hipótesis, que incide en el núcleo oracional. En las proposiciones condicionales, para que se cumpla lo expresado en el núcleo oracional se debe cumplir lo indicado en la proposición. Siempre van separadas por coma de la oración principal. El encabezador más común es si, pero hay otros como siempre y cuando, siempre que, con tal que, como.
Lograrán el objetivo, siempre que trabajen.
En estas proposiciones, lo expresado por el núcleo oracional se cumple sin tener en cuenta lo establecido por la proposición. Están separadas del núcleo oracional por coma. El encabezador más común es aunque, pero hay otros como a pesar de que, aun cuando.
Aunque me lo pidas, no iré.
A pesar de que se fue enojado, va a volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada