domingo, 3 de junio de 2012

Objeto directo (OD)


El objeto directo es un argumento de los verbos transitivos que completa la acción del verbo. La exigencia del OD es tanto sintáctica como semántica. El OD se suma a otro argumento que cumple la función de sujeto, semánticamente activo: Juan compró algo o experimentante: Juan vio algo.
Por su parte, al OD le puede corresponder el papel temático de paciente afectado (Mataron al juez), pero también de objeto creado por la acción del verbo: Construí una casa, o el tema/objeto de la percepción sensible o psicológica: Vimos pocos pájaros, Odio la pintura abstracta.

Diferentes construcciones que pueden funcionar como OD
Como sintagma nominal
Juana trajo la comida.
El pueblo votó a Méndez mayoritariamente.

Como proposición sustantiva
Ariel dijo (que él no quería seguir estudiando).
Ariel preguntó (que pasaba).

Como proposición relativa
Premiaré (al que descubra la verdad).

Las pruebas para reconocer el OD son la rección pronominal y la transformación a voz pasiva.

Rección pronominal
Juana trajo la comida. Juana la trajo.
Ariel preguntó que pasaba. Ariel lo preguntó.
El OD puede ser representado, conmutado o duplicado por los pronombres lo, las, lo, las.

Transformación activa - pasiva
Juana trajo la comida. La comida fue traída por Juana.
Ariel preguntó qué pasaba. Qué pasaba fue preguntado por Ariel.

El OD, en casi todos los verbos, admite las dos pruebas: la rección pronominal y la transformación activa/pasiva. Pero algunos verbos admiten la rección, y no la transformación:
Clara tiene mi libro.
Clara lo tiene.
*El libro es tenido por Clara. En esta oración, con la transformación, el verbo tener no conserva su significado: en la voz activa quiere decir “poseer”; en la pasiva, “sostener”.

El objeto directo puede referirse a una persona determinada. En ese caso, lleva preposición a y admite las dos pruebas mencionadas:
Vi a Jacinta.
La vi.
Jacinta fue vista por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada