martes, 11 de junio de 2013

El participio como adjetivo y forma verbal


El participio, junto con el infinitivo y el gerundio, es una de las formas no personales del verbo. Los participios se caracterizan porque son, al mismo tiempo, adjetivos, ya que casi todos los adjetivos terminados en -ado/a son derivados de verbos.
 
Esta función de adjetivo hace que se use para modificar sustantivos, que varían en género y número, de modo que concuerden con el sustantivo modificado:
Los niños están aburridos.
Las niñas están aburridas.

Los participios tienen otras propiedades del adjetivo, como por ejemplo la de ser núcleo de una construcción adjetiva y tener complementos y adverbios que los modifiquen:

Casa        blanqueada   a la cal.
sustantivo   núcleo           compl.
                       constr. adjetiva

Casa         completamente    blanqueada    a la cal.
sustantivo          adverbio           núcleo      compl.
                                          constr. adjetiva

El participio, con el verbo haber, constituye los tiempos compuestos de los verbos (han comido, he salido, hayan terminado, hubieran bebido…).

También integra las formas compuestas del infinitivo y el gerundio:
De haber comprado ese coche, ahora estarías más endeudado.
¡Mira qué tarde que llegamos, habiendo salido a las 6!


6 comentarios: