viernes, 21 de octubre de 2016

Oraciones subordinadas sustantivas con infinitivo, indicativo y subjuntivo

Estas oraciones desempeñan la función que en una oración simple desempeñaría un nombre o equivalente:

Me molestó tu crítica / me molestó que me criticaras.
El conector más característico es que, que puede aparecer precedido de preposición si el verbo principal así lo exige:

Me reí de esa idea / me reí de que fuera a España.
Pienso en esa idea / pienso en que es posible todavía.

El uso del infinitivo, indicativo o subjuntivo depende por lo general de la naturaleza y la forma del verbo principal.

a) Cuando el verbo principal expresa sentimiento, juicio de valor, deseo o influencia (gustar, querer, mandar, etc.):
  • Si los dos verbos se refieren a la misma persona, el verbo subordinado aparece en infinitivo:
Me gustaría ir a tu fiesta.
  • Si los verbos se refieren a personas distintas, el subordinado aparece en subjuntivo precedido de que:
Me gustaría que vinieras a mi casa.

No obstante, los verbos que expresan mandato o prohibición también permiten el empleo del infinitivo en la subordinada a pesar de que los sujetos no coincidan:

Me mandó que me callara. / Me mandó callar.

b) Cuando el verbo principal es un verbo de conocimiento, de comunicación o de percepción (creer, decir, darse cuenta, etc.):
  • Si el verbo principal está en forma afirmativa, el subordinado aparece introducido por que y lleva indicativo: 
 Ángel cree que Luis tiene razón.
  • Si el verbo principal está en forma negativa, el verbo subordinado introducido por que aparece generalmente en subjuntivo:
Ángel no cree que Luis tenga razón.

Irá en indicativo si va precedido de si o de un interrogativo, si la oración principal expresa una orden negativa o si es una pregunta negativa:

Ángel no sabe si Luis tiene razón.
No creas que no me he enterado.
¿No crees que es mejor así?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada