sábado, 7 de abril de 2012

Sustantivos contables e incontables: diferencias gramaticales


Diferencias con respecto a la selección de cuantificadores (numerales e indefinidos)
  • Los sustantivos incontables aparecen en las estructuras formadas por cuantificadores neutros + de. Por ejemplo: algo de y un poco de.
Incontable: algo de café.
Incontable: un poco de agua.
  • La forma exclamativa qué de selecciona incontables en singular y contables en plural, pero rechaza los contables en singular.
Incontable: ¡Qué de viento!
Contable plural: ¡Qué de turistas!
Contable singular: *¡Qué de turista!
En este uso, los contables en plural muchas veces se comportan sintácticamente como los incontables, cuando no interesa precisar su número.
  • Cuantificadores como cualquier, todo y cada se anteponen a sustantivos contables en singular, pero no a incontables ni tampoco a contables plurales.
Incontable: *Cualquier agua.
Contable plural: *Cualquier libros.
Contable singular: Todo libro.

Diferencias en cuanto a presencia o ausencia de determinantes y cuantificadores

Hay sustantivos que pueden designar tanto una entidad incontable como una entidad contable; el uso de cuantificadores o determinantes denotan el carácter contable. El sustantivo melón es incontable en Comí melón; pero se comporta como contable en Comí un melón o Comí muchos melones. Otros ejemplos: Me manché con vino / Probé un vino excelente / Compré vinos para la cena.

La exigencia -o no- de determinante o cuantificador antepuesto al sustantivo está relacionada con la función del sintagma nominal:

En objetos directos
Los sustantivos incontables pueden construirse sin determinante (artículo, posesivo o demostrativo) ni cuantificador (numeral o indefinido): Quiero azúcar. Lo mismo ocurre con los contables plurales cuando no importa el número (Compré platos). Pero el contable singular requiere siempre determinante o cuantificador.
*Compré plato. Compré un plato.
Quería leche / *lámpara, pero Quería lámparas.
Aquí hay arroz / *zapato, pero Aquí hay zapatos.

En predicativos subjetivos
Esto es agua / *es lápiz / son lápices.
Lo que tienes delante es arroz / *ventana.
Como vemos, los contables singulares exigen determinante o cuantificador.

Con verbos de sujeto pospuesto
En estos casos es sustantivo contable singular exige determinante o cuantificador, a diferencia del contable plural y del incontable:
Vino el maestro / *Vino maestro / Vinieron maestros / Cae agua.
En los verbos de sentimiento, es necesario el determinante o cuantificador en todos los casos:
A María le gusta la cerveza.
A Julia le gustan las plantas.
A Susana le gusta su balcón.

En sintagmas preposicionales que modifican a un sustantivo
Los sustantivos incontables forman complementos preposicionales sin determinante: Torta de café. Los contables plurales, en situaciones de indeterminación se comportan como los incontables: Torta de frutillas.

*Estructura agramatical

No hay comentarios:

Publicar un comentario