sábado, 28 de abril de 2012

Uso del subjuntivo o del indicativo en las subordinadas concesivas

En el caso de las subordinadas concesivas, el uso del modo indicativo o subjuntivo se define por tres elementos diferentes:
  • El tipo de nexo: si es un nexo que acepta solamente uno de los dos modos o si acepta los dos.
  • Si la subordinada concesiva describe hechos constatados (carácter factual) o hechos potenciales o irreales (carácter contrafactual).
  • Factores de carácter informativo: si la información que transmite el hablante es conocida por el interlocutor.
Cuándo se utiliza el modo indicativo
Usamos el indicativo cuando hablamos de hechos factuales, no hipotéticos, y cuando queremos informar. El verbo que le sigue al conector se refiere a un hecho concreto que sabemos que tiene o tuvo lugar. El hablante anuncia el hecho designado en la subordinada, porque este hecho es desconocido por el interlocutor o porque el hablante quiere remarcarlo y otorgarle relevancia informativa.

Aunque llovió, fuimos a correr. (Ambas acciones se refieren al pasado y sabemos que tuvieron lugar).
Aunque esté lloviendo, iremos a correr. (Llueve ahora, una acción presente. Iremos se refiere al futuro).
Aunque soy baja, no uso tacos altos. (Soy se refiere a algo permanente y uso, a algo habitual).

Cuándo se usa el subjuntivo
Utilizamos el subjuntivo cuando nos estamos refiriendo a hechos hipotéticos o la información tiene carácter contrafactual, porque los hechos que describen son futuros probables, futuros hipotéticos o pasados irreales; y, por lo tanto, no sabemos si la acción a la que se refiere el verbo que le sigue al conector va a tener lugar, o no.

Aunque llueva, iremos a correr. (No sabemos si lloverá, o no. Futuro posible).
Aunque lloviera, iríamos a comer. (Futuro hipotético).
Aunque hubiera llovido, habríamos ido. (Pasado irreal).

También usamos el subjuntivo cuando no pretendemos informar sino que mostramos nuestra postura frente a un hecho ya conocido por el interlocutor y, entonces, la información contenida en la subordinada pasa a segundo plano.

- No tengo hambre, no voy a cenar.
- Aunque no tengas hambre, cenas igual.

- No quiero ir a la escuela, hace mucho frío.
- Aunque haga frío, tienes que ir a la escuela igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada