domingo, 27 de mayo de 2012

Tema y foco: definición y ejemplos


Generalmente un hablante relaciona o conecta una oración con el discurso previo (es decir, lo contextualiza). Esta contextualización puede darse a través de dos tipos de relaciones:

Retomar un constituyente del discurso previo como punto de partida para la oración que sigue (porque se lo menciona directamente o porque se lo puede inferir).

Contrastar un constituyente ya mencionado con otro de la misma clase semántica y ponerlo de relieve para que niegue al anterior.

Tema
Es el constituyente que funciona como tema de partida. El tema brinda información ya conocida y establece aquello de lo que va a tratar el resto de la oración.

Foco
Es el constituyente que brinda información nueva. El foco tiene valor contrastivo; la información nueva que brinda establece una relación negativa con el contexto previo. Niega un elemento previo o una inferencia posible. El foco aparece marcado por recursos fonológicos (énfasis en la entonación) y sintácticos (orden de palabras, estructuras sintácticas de relieve).

Consideremos las siguientes oraciones:

a) Ariel detesta el brócoli.
b) El brócoli, Ariel lo detesta.
c) Ariel lo detesta, el brócoli.
d) Es el brócoli lo que detesta Ariel.
e) El brócoli detesta Ariel, no los alcauciles.

Todas estas oraciones comparten el mismo significado proposicional, es decir, se manifiesta como verdadero el mismo enunciado que se entiende claramente en a). Asimismo, a) es neutra, no presenta ninguna marca temática, puede iniciar un discurso y se adecua a variados contextos.
Las oraciones b), c), d) y e) tienen un orden marcado. Transmiten un significado adicional al preposicional y, por lo tanto aparecen en contextos más restringidos. Distribuyen y presentan información de tal manera que dan por conocida cierta información por parte del oyente, destacan o contrastan otra.
Por ejemplo, en b) y c) el objeto directo se encuentra corrido de su ubicación habitual o esperable. La información que este transmite es tratada como conocida y aparece duplicada por el pronombre clítico. Son estructuras tematizadas. Es decir, estas oraciones aparecerían en un contexto en el que ya se está hablando de “brócoli”.
En el caso de d) y e) “el brócoli” es tratado como foco, y son estructuras focalizadas. Se daría, por ejemplo, en una conversación en la que se estuviera hablando de “alcauciles”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada