domingo, 21 de octubre de 2012

La letra eñe (ñ): representativa del español y presente en pocas lenguas


La letra eñe no existía en la lengua latina. Para representarla las distintas lenguas romances adoptaron soluciones diferentes. En otros idiomas, el fonema /ñ/ suele estar representado por los grupos /gn/ o /nh/: en italiano, cognato (cuñado) y segnalare (señalar) se pronuncian, respectivamente /coñáto/ y /señaláre/; en francés, champignón (champiñón) y magnifique (magnífico) se pronuncian /champiñón/ y /mañifik/; en portugués, garotinha (muchachita) y sonho (sueño) se pronuncian, respectivamente, /garotiña/ y /sóño/.
La letra ñ ha pasado a formar parte de los alfabetos de otras lenguas como el gallego, el vasco y el guaraní. 

Entre las letras de nuestro alfabeto, es una de las que menos palabras contiene y muchas de ellas son términos de origen americano (sobre todo, guaraní y aymará): ñandú, ñandubay, ñapo, ñorbo, ñu, etc.
Algunas palabras del castellano la llevan por etimología, pero se debe a la transformación que sufrieron otras letras: los vocablos latinos danno y pannus dieron origen, respectivamente, a daño y paño. Como no es letra universal, hasta hace algún tiempo ni siquiera figuraba en los teclados de las computadoras.
El rasgo que la diferencia de la letra ene recibe las denominaciones técnicas de tilde o virgulilla (diminutivo de “vírgula: coma”), pero vulgarmente se lo conoce como el palito de la eñe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada