sábado, 10 de noviembre de 2012

¿Cuáles son las lenguas romances y en dónde se hablan las lenguas neolatinas?

Distribución de las lenguas romances
Las lenguas romances son las que derivan del latín. Las lenguas nacionales neolatinas son el portugués, el español, el francés, el italiano y el rumano.

La clasificación genética de las lenguas las agrupa en familias lingüísticas de acuerdo a la lengua madre de la cual derivan; en el caso de las lenguas romances, del latín.

De la familia indoeuropea (sanscrito, griego, latín, lenguas romances, eslavo y lenguas germánicas), las lenguas neolatinas se distinguen porque el latín es una lengua ampliamente documentada a través de una gran cantidad de textos, tanto de carácter literario como práctico. El área en donde se hablan las lenguas romances se denomina Rumania.

Cuáles son las lenguas romances
Algunas de las lenguas derivadas del latín asumieron una fisonomía neta porque han tenido una tradición literaria, una normalización gramatical y su uso se transformó en oficial. Además de las lenguas nacionales como el portugués, el español, el francés, el italiano y el rumano; son consideradas lenguas romances el gallego, el catalán, el occitano, el sardo y tres grupos lingüístico: romanche, ladino y friulano.

Distribución geográfica de las lenguas romances
El dominio romance ocupa una gran parte de Europa, desde Portugal hasta Italia, incluidas algunas islas del Mediterráneo: las Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia. También se debe considerar parte de Bélgica, en donde se habla el francés y la parte suiza de lengua francesa, italiana y romanche. En una zona de Europa del Este formada por la nueva Rumania, República de Moldavia y parte de Ucrania, se habla el rumano.

Las lenguas de la península ibérica, llamadas también ibero-romances, son el portugués, el gallego, el castellano, el asturiano y el catalán. Las lenguas de Francia o galo-romances son el francés, el occitano (en el Sur) y el franco-provenzal, difundido en la zona alpina del Piamonte y Valle d’Aosta.
En el grupo ítalo-romance, son reconocidas como entidades lingüísticas autónomas respecto del italiano: el sardo y el grupo del romanche, ladino y friulano. El rumano es hablado por pequeños grupos en Serbia, Istria, Albania, Macedonia y Grecia.

Las lenguas neolatinas en la Rumania perdida y la Rumania actual
Comparando la Rumania de hoy con la zona del Imperio romano en donde se hablaba el latín, se identifican zonas en donde el latín no tuvo continuidad: la costa del África mediterránea y las zonas limítrofes septentrionales y orientales del Imperio. Esta zona es la llamada Rumania perdida.

La nueva Rumania comprende territorios de lengua romance que no han conocido la latinización, sino que una lengua romance ha sido importada más tarde a través de las colonizaciones.

La lengua española se habla en México, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay. El portugués se habla en Brasil y el francés en Quebec. En el Caribe, se habla español en Cuba, Puerto Rico y República Dominicana; el francés, en una parte de Haití y varias islas menores. En África, ningún país es propiamente de lengua romance, pero muchos estados independizados recientemente han conservado como lengua oficial y de cultura la lengua de los antiguos colonizadores. Así, se usa el francés en países centrales de África, el portugués en Angola y Mozambique, el español en Guinea Ecuatorial. En Asia, se usa el español en las Filipinas, en donde es minoritario respecto al inglés y otras lenguas locales. En Oceanía se habla el francés en algunos grupos de islas, entre ellas Tahití.

El estudio unitario de las lenguas romances se justifica en la historia de la cultura porque por un largo periodo, desde los orígenes hasta el Medioevo, la cultura expresada en las lenguas romances fue una cultura unitaria, complementaria a la cultura de mayor prestigio, que en esa época se expresaba en latín.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada