domingo, 25 de noviembre de 2012

Zutano, fulano, mengano y perengano



Zutano es un vocablo usado en el lenguaje familiar, para aludir a una tercera persona cuyo nombre se ignora o no se quiere mencionar, y que alterna con fulano, mengano y perengano, utilizados en el mismo sentido. Los tres son vocablos de origen árabe y se escriben con minúscula, al igual que zutano. Las cuatro palabras tienen género femenino (zutana, fulana, mengana y perengana).

Parece ser que estos “nombres anónimos” son solo producto de la fantasía ya que los personajes nunca existieron. O al menos, no hay fuentes que certifiquen que alguna vez hayan existido.

Fulano
Fulano quiere decir “un tal”, “persona cualquiera” (de esta forma, la expresión fulano de tal sería redundancia). Es el más utilizado de los cuatro, como por ejemplo: ha  llamado un fulano preguntando por ti; ahí hay un fulano que te está esperando; en el paquete debes poner entregar a fulano de tal.
La forma femenina fulana, suele usarse en modo peyorativo para referirse a una mujer de “mala vida”: te lo dije, yo tenía razón, la novia resultó ser una fulana.

Mengano
Significa “quien sea” y suele utilizarse acompañado de fulano o zutano: a fulano y mengano les vendrían bien unas vacaciones;  hay mucho para repartir, un poco a fulano, otro poco a mengano y el resto a zutano.

Zutano
Este término deriva de citano, palabra que proviene del latín scitānus, de scītus (sabido).

Perengano
Es la palabra más nueva de las cuatro. No se conocen raíces en otras lenguas, por lo que se supone que se haya originado de la mezcla de Pérez con mengano.

Fotografía: enewspaper.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada