martes, 12 de febrero de 2013

Preposición a: usos problemáticos e incorrectos


Verbo + a + infinitivo
La preposición a precede al infinitivo regido por ciertos verbos que así lo exigen. Sin embargo, hay casos en que la construcción es incorrecta y debe, por lo tanto, evitarse.
Uno de ellos es el uso de a + infinitivo equivalente al gerundio, cuando va precedido de verbos como seguir y continuar:
Después de dos días continúa lloviendo y no *continúa a llover.
  • Confusiones en el régimen de ciertos verbos hacen que se introduzca a cuando no debe haber preposición alguna. Es lo que sucede con mandar. Si aparece a, la idea es de finalidad:
Me mandó a comprar pan (para que comprara pan).
  • Sin embargo, si lo que se quiere expresar es solo la acción que depende del verbo (el complemento directo), la preposición no debe aparecer:
Me mandó traer los libros y no *Me mandó a traer los libros.
  • Algo parecido sucede con el verbo acostumbrar. Con preposición posee el sentido de ‘habituar’, ‘adquirir la costumbre’:
Debes acostumbrarlo a hacer sus tareas.
  • Por el contrario, cuando equivale a ‘soler’ no debe ir seguido de a:
No acostumbro comer nada entre horas.
  • Entre el verbo dignarse y un infinitivo tampoco debe aparecer la preposición a:
Se fue sin siquiera dignarse dignarse dirigirnos la palabra.

Dada la frecuencia de uso de los últimos dos casos, la RAE expresa que “no hay por qué censurar el uso de la preposición a”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada