sábado, 23 de marzo de 2013

Complemento directo con la preposición a


El objeto directo es un sustantivo o construcción sustantiva que por lo general no está encabezada por preposición. Sin embargo, en algunas oraciones el objeto directo aparece precedido por la preposición a o por la contracción al (a + el).
Observó a todos y se fue.
Traía al nene de la mano.

Generalmente se usa la preposición a cuando el sustantivo núcleo del objeto directo nombra a una persona o a una entidad personificada:
¿Has visto a mi gato?
Pero;
¿Has visto mis apuntes?

La preposición a se utiliza también delante del objeto directo cuando el objeto que se nombra se percibe como algo identificado y no como una generalidad. Por ejemplo:
Ariel busca un profesor. (Cualquiera)
Ariel busca a un profesor. (Uno determinado)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada