lunes, 13 de mayo de 2013

Diferencias entre los verbos ser y estar: ejemplos


Ser y estar son verbos copulativos y ambos tienen un significado de existencia. Sin embargo, sirven para hacer predicaciones diferentes acerca de un sujeto. Por ejemplo:
Miguel es agresivo (siempre). Estado permanente.
Miguel está agresivo (ahora). Estado momentáneo, pasajero.
Ana es un nombre de mujer. Pertenencia a una clase.
Las islas Galápagos están en el océano Pacífico. Ubicación en el espacio.

Esta diferencia de significado hace que algunos predicativos no puedan usarse con los dos verbos. Así, estar no puede usarse con sustantivos porque su significado episódico lo impide:
* José está cocinero.
* Aníbal está mi primo.

En cambio, cuando el verbo estar tiene un complemento que indica ubicación temporal o espacial deja de ser un verbo copulativo porque su significado de existencia está completado, sin necesidad de un predicativo. Por ejemplo: Juan está y Juan está en su casa.

Sin embargo, estar puede usarse con un sustantivo que esté encabezado por la preposición de para indicar:
Un proceso: Estar de viaje, estar de mudanza, estar de paro.
Desempeñar una función transitoriamente: Estar de cocinero (hacer de cocinero).

El verbo ser, además de los sentidos de estado permanente y referencia a una clase, también se puede usar con otras construcciones y sentidos:

Ser + predicativo encabezado por la preposición de:
Posesión: Esta casa es de Carmen.
Origen: Julio es de Ecuador.
Materia o tema: La pulsera es de plata. / El libro es de física.

Ser + predicativo encabezado por la preposición para:
Destino: Esa música es para gente joven. / El recado es para Pedro.

Como equivalente de quedar y de tener lugar:
La conferencia es en el salón del hotel.
Con predicados de valor temporal:
Son las seis. / Es de día. / ¿Ya es diciembre?

Cuando el verbo ser se usa con valor temporal, se lo considera un verbo impersonal, porque no hay ningún sujeto que sea “de seis” o “de día”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada