miércoles, 24 de julio de 2013

Los cuantificadores mucho, poco, bastante y demasiado


Estos cuantificadores indefinidos indican una cantidad imprecisa de aquello que nombra el sustantivo al que se refieren. Deben concordar con el sustantivo, tanto cuando funcionan como adjetivos como si lo hacen como pronombres:

¿Había muchos niños? Había bastantes.
¿Bebiste demasiada agua? Creo que bebí demasiada.
Necesito pocas cosas, muy pocas.

El orden sustantivo-cuantificador
Algunas veces, cuando se presenta un sustantivo y alguno de los cuantificadores, puede alterarse el orden normal de los componentes. Esto sucede cuando se quiere resaltar lo indicado por el sustantivo, para lo cual este se coloca delante del verbo presentándolo como el tema principal, mientras que el cuantificador queda detrás formando parte del predicado:

Había pocas mujeres. Mujeres, había pocas.
Tomaron bastantes cervezas. Cervezas, tomaron bastantes.
No sentí mucho miedo. Miedo, no sentí mucho.
Como demasiadas peras. Peras, como demasiadas.
Tenían mucho dinero. Dinero, tenían mucho.

Sin embargo, este orden solo se puede cambiar cuando cumplen las funciones de sujeto, atributo o complemento directo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada