lunes, 28 de abril de 2014

El femenino en títulos, cargos y profesiones: ¿la médico o la médica?


Últimos cambios de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española de 2010

Antes
No había un criterio bien fijado al respecto. Las únicas normas que podían consultarse estaban en el DRAE de 2001, en el que se aprecia cierta vacilación en la asignación de género para estas palabras. Así, palabras referidas a personas con profesiones o cargos cualificados como médico, ingeniero, etc., eran tratadas como comunes en cuanto al género unas veces y como nombres epicenos otras.

Ahora
El Diccionario panhispánico de dudas (DPD) establece una normativa clara respecto del género para palabras de este tipo:

a) Todas las palabras cuyo masculino acaba en -o hacen el femenino en -a. Por tanto, lo normativo es formar femeninos como:

médica                         ingeniera                      catedrática                   técnica
arquitecta                     ministra                        bióloga                        mandataria

No se considera normativo emplear estas palabras como comunes en cuanto al género: *la médico, *una técnico, etc.

Sin embargo, algunas palabras dentro de este grupo continúan considerándose comunes en cuanto al género.

Ejemplos:
- Las acabadas en -o  pertenecientes al ámbito militar: la soldado, la cabo, la sargento.
- Palabras próximas al ámbito militar: la piloto, la copiloto, la sobrecargo.
- Las palabras acortadas: la fisio (de la fisioterapeuta), la otorrino (de la otorrinolaringóloga).
- Otras palabras: la contralto, la soprano, la contrabajo.

b) Las palabras agudas (sustantivos y adjetivos) acabadas en masculino en -or, -ón, -án, -ín, -és hacen el femenino en -a.

Ejemplos:
doctora                        campeona                    sultana                         feligresa

Siguen esta misma pauta las palabras agudas (sustantivos y adjetivos) referidas a personas que no designan necesariamente cargos, profesiones cualificadas, etc.

Ejemplos:
peatona                        andarina                       tutora                           truhana

Hay algunas excepciones a esta regla:
- Existen las formas femeninas actriz, directriz, aunque con significado distinto de actora y directora.
- Se emplea la forma femenina la capitán  para designar el grado militar correspondiente. (Para otros usos de este sustantivo, se admite la capitana).
- El femenino de barón es baronesa.
- La palabra fan es común en cuanto al genero: el/la fan.

c) Todas las palabras acabadas en el masculino con otra vocal que no sea -o  son comunes en cuanto al género.

Ejemplos:
la agente                      la comandante              la guardia                     la periodista
la detective                  la monarca                   la policía                       la fisioterapeuta

Estas son algunas de las excepciones a esta regla:
- Algunas palabras acabadas en -e, además de ser comunes en cuanto al género, adoptan también la
terminación -para el femenino.

Ejemplos:
la jefe/la jefa                             la presidente/la presidente
la cliente/la clienta                     la dependiente/la dependienta

- El femenino de alcalde  es alcaldesa, el de conde  es condesa, el de duque  es duquesa, y el de jeque es jequesa.
- El femenino de sacerdote  puede ser la sacerdote o la sacerdotisa, aunque en ciertas religiones se prefiere la primera forma.
- El femenino de poeta puede ser la poetisa o la poeta.
- Para la denominación de ‘mujer que hace servicios domésticos en casa ajena cobrando por ellos’, se registra solo la forma asistenta. El femenino la asistente  se emplea con otros significados.
- Existen los femeninos gobernanta y regenta, pero con significados diferentes de los de los masculinos correspondientes.

d) Todas las palabras que designan o se refieren a personas cuyo masculino acaba en cualquier consonante son comunes en cuanto al género.

Ejemplos:
la barman                     la canciller                    la mandamás                la portavoz

Estas son algunas excepciones a esta regla:
- Las palabras terminadas en -or, -ón, -án, -ín, és (véase el apartado b).
- Los adjetivos cortés y montés son de una sola terminación: una persona cortés, una cabra montés.
- Las formas femeninas la líder, la cónsul, la juglar y la chófer (o el chófer) presentan también los femeninos irregulares respectivos lideresa, consulesa, juglaresa, choferesa.
- El femenino de abad es abadesa.
- Las palabras juez y aprendiz presentan, junto a las formas la juez y la aprendiz, las variantes respectivas jueza y aprendiza.
- Las formas la edil, la concejal, la bedel y la fiscal presentan también los femeninos en -a: edila, concejala, bedela, fiscala.

Fuente: Leonardo Gómez Torrego. Ediciones SM.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada