lunes, 27 de abril de 2015

Lenguas romances o románicas y dialectos: diferencias y definiciones



Las lenguas neolatinas, románicas o romances derivan del latín vulgar. Los dialectos, también derivan del latín, pero son delimitados geográficamente.
Las lenguas romances han adquirido una clara fisonomía porque tuvieron una tradición literaria, una normalización gramatical y su uso se ha oficializado. 

Las lenguas romances nacionales son el portugués, el español, el francés, el italiano y el rumano. También son consideradas lenguas romances el gallego, el catalán y el occitánico (Francia). Desde el punto de vista geográfico el dominio romance ocupa una gran parte de Europa; desde Portugal a Italia, incluyendo algunas islas del Mediterráneo como las Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia. También se debe considerar la zona de Bélgica, en donde se habla francés, y las regiones suizas de lengua francesa e italiana.

Los dialectos romances derivan del latín
Existen un número de lenguas nacionales u oficiales, que son los idiomas de un país y un número mucho mayor de variedades lingüísticas habladas, no reconocidas como lenguas oficiales nacionales, llamadas dialectos.
En el ámbito romance, tanto las lenguas como los dialectos son una derivación del latín hablado y cumplen la función de comunicar. Lingüísticamente, lenguas y dialectos tienen la misma dignidad.
La diferencia entre lengua y dialecto tiene un valor sociolingüístico que tiene relación con el uso, la difusión, el prestigio, el tipo de reconocimiento que tienen ciertas lenguas y que los dialectos no lo tienen.

Qué es el prestigio de una lengua
El término dialecto, proveniente del griego, ha sido interpretado en la Italia renacentista como oposición a la lengua: la lengua sería una lengua superior al dialecto. La superioridad o inferioridad era ligada al hecho de que la lengua podía usarse como expresión literaria, mientras el dialecto no podía cumplir esa función.
Es completamente errónea la difundida convicción de que los dialectos son una corrupción de la lengua nacional; al contrario, los dialectos provienen directamente del latín, como las lenguas romances, las cuales, además, se formaron sobre una base dialectal.

Por qué las lenguas romances son distintas
Las lenguas romances son diversas entre sí, pero muestran un criterio de comprensibilidad recíproca: un hablante italiano, por ejemplo, comprende fácilmente un hablante español, sin haber estudiado la lengua.
La diferencia entre las lenguas romances parece evidente desde el punto de vista estructural y de funcionamiento. Pero existen muchas e importantes semejanzas, porque tienen un punto de referencia común (el latín), que explica las semejanzas, y evoluciones particulares de cada área lingüística que explica las diferencias.

Definición de lengua
Una lengua es una variedad lingüística con un estatuto socio-cultural y político garantido de un ordenanza estatal, con una codificación reconocida y aceptada, dentro o fuera de los límites nacionales, con una sólida tradición literaria, utilizada como medio de comunicación interregional.

Definición de dialecto
Un dialecto es una variedad lingüística usada en un área geográficamente circunscripta, en ámbitos limitados y, sobre todo, en la oralidad.
Si desde un punto estructural no se puede distinguir entre lengua y dialecto, desde un punto de vista semiológico, funcional y textual existen notables diferencias.
En realidad existe una complementariedad funcional entre lengua y dialecto, por lo que ambas variedades lingüísticas cumplen funciones importantes, pero complementarias y solo parcialmente sobrepuestas en la comunicación verbal.

El término dialecto puede indicar, tanto un sistema lingüístico autónomo respecto de la lengua nacional (los dialectos italianos), como una variedad hablada de la lengua nacional, como por ejemplo los dialectos anglo-americanos que son variedades locales del inglés hablado en los Estados Unidos.

No son pocas las definiciones del término dialecto, sobre las cuales los lingüistas siguen hoy debatiendo. Pero lo que no admite discusión, es que el español es un dialecto nacido del latín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario