lunes, 14 de diciembre de 2015

Complemento circunstancial de finalidad: oraciones y ejemplos



El concepto de finalidad se expresa mediante las oraciones finales, las cuales señalan la meta o el objetivo que indica la acción del verbo principal.
 
Existen diversas formas de expresar la finalidad o el propósito con que se realiza la acción indicada por el núcleo verbal.

Toda finalidad implica una intención por parte del sujeto, incluso aunque este no sea exactamente una persona; basta con presuponerla, como sucede en las oraciones pasivas, en las impersonales o en aquellas que no dicen quién realiza la acción pero en las que la intencionalidad se deduce del contenido oracional:
Conviene salir temprano para llegar a tiempo.

Construcción del complemento circunstancial de finalidad
a) Se puede formar con las preposiciones para, a, por + infinito:
Vine para verte.
Salió a saludarte.
Cantaron para complacerme.

b) Con una oración precedida de la conjunción que y las mismas preposiciones anteriores:
Vengo para (a, por) que conozcas a mi hijo.

Cuando el sustantivo significa finalidad
Tanto las oraciones como los infinitivos pueden también ser introducidos por locuciones más o menos fijas, formadas por un sustantivo que en sí mismo significa finalidad, como a fin de, con objeto de, con el propósito de. La diferencia está en que para introducir oraciones deben tomar la conjunción que:
Vengo con el objeto de ver a tu hijo.
Vengo con el objeto de que conozcas a mi hijo.

Qué estructuras pueden funcionar como complemento circunstancial de finalidad
Solo los infinitivos y las oraciones pueden funcionar como complemento de finalidad, pues en español no hay adverbios de significado final, y los sustantivos, aun cuando lleven la preposición para, no logran expresar claramente esa significación, sino otras similares, como destino o meta.

El significado de finalidad supone siempre una acción que se realiza con un determinado fin, y por eso solo resulta inequívoco como complemento circunstancial.

Cuando la construcción final cambia de sentido
Si complementa a un nombre puede ocurrir que el significado no sea exactamente el de finalidad sino el de cualidad de un objeto, o el de destino. Así, en una oración como Necesito lentes para ver de cerca, podemos interpretar el segmento con para como complemento circunstancial de finalidad (para eso necesito lentes), pero también como complemento determinativo, es decir, aludiendo a un determinado tipo de lentes (para ver de cerca o de lejos).

Cuando la secuencia con para depende de un elemento intensivo o enfatizador, la construcción más que final es exclamativa:
¡Tanto estudiar, para que ahora no encuentre trabajo!

En algunos casos, el segmento de finalidad depende de un cuantificador (suficientemente, tanto, etc.) y puede llevar un como delante:
Es lo suficientemente rápido como para que no lo alcance.
No comiste tanto como para sentirte mal.

Y cuando se subordina a los verbos copulativos ser y estar, adquiere una intensidad exclamativa:
¡Es para largarse a llorar!
¡Está para chuparse los dedos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada