jueves, 16 de febrero de 2012

Tipos de oraciones subordinadas causales


Primer tipo
La subordinada indica la causa objetiva y real del hecho representado por la oración principal. En este primer tipo, la subordinada está muy unida a la oración principal, sin pausa entre ambas y detrás de esta.
Los conectores que se emplean para este tipo de oraciones son por y porque, además de a causa de, gracias a y por culpa de:
Está muy contento porque lo han invitado a dar una conferencia.
Por introduce con frecuencia la causa de un hecho negativo:
Lo despidieron por llegar tarde varios días seguidos.

Segundo tipo
La subordinada expresa el motivo que explica que enunciemos la oración principal, esto es, la causa de la deducción expresada en la oración principal. La subordinada aparece pospuesta a la principal. Los conectores que generalmente introducen este tipo de causa son porque, pues, dado que, puesto que y ya que:
Se han marchado, porque no hay luz en casa (= no veo luz en casa, por lo que deduzco que no hay nadie).

Tercer tipo
La subordinada puede introducir diversas informaciones causales de carácter secundario. Además de los valores vistos en los dos puntos anteriores, pueden expresar la situación o hecho que motiva que suceda el hecho contenido en la principal.
  • Pueden ir antepuestas o pospuestas, aunque algunos conectores tienen una posición fija, y entre subordinada y principal existe una pausa. Los conectores más variados: como, que, dado que, puesto que, ya que, pues:
Dado que no me quieren, me marcharé.
Aprovecha para comprar, que ahora hay rebajas.
  • La oración encabezada por como va siempre delante de la principal. Sólo puede ir detrás si hacemos una pausa fuerte entre las dos oraciones y la causal acaba con una entonación ligeramente ascendente que se representa en la escritura mediante puntos suspensivos:
Como el otro día me sentó fatal, prefiero tomar otra cosa.
Prefiero tomar otra cosa; como el otro día me sentó fatal…

Como introduce unas circunstancias que permiten al hablante explicar lo que expresa seguidamente en la principal, frente a porque, que introduce la causa real. Por eso, ambos conectores pueden aparecer juntos:
No lo he llamado, porque como siempre está enfermo…

También tiene carácter causal la combinación de cómo + que, que aparece pospuesta a la principal y es de uso coloquial:
Ella te guarda gratitud, como que te portaste muy bien con ella (= ella te guarda gratitud, puesto que te portaste muy bien con ella).
  • La oración de pues va en segundo lugar, y solo excepcionalmente aparece delante, posición en la que recuerda al si condicional:
Pues no hay solución, no pierdas la paciencia.
  • Que suele utilizarse para justificar un intento de influir en la voluntad del oyente (por ejemplo, mediante una orden o un consejo), o para justificar nuestra negativa al intento de influencia del oyente sobre nosotros, siempre pospuesta a la principal:
- Ven, que necesito tu ayuda.
   Más tarde, que tengo que terminar esto.
  • Dado que, puesto que y ya que son prácticamente equivalentes. Dado que es bastante culto y ya que es el más habitual. Pueden aparecer tanto delante como detrás de la principal, y habitualmente presentan una situación ya conocida por el interlocutor que sirve de explicación a lo expresado en la oración principal:
Ya que tienes tanto interés, vete tú al curso.

Existen otros medios de expresar la causa:
De tanto comer, enfermó (= por comer tanto, enfermó).
Al venir la policía, los terroristas huyeron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada