martes, 29 de mayo de 2012

Tema gramatical: estructuras focalizadas


En las estructuras focalizadas se antepone un constituyente nuevo para contrastarlo con las inferencias que se desprenden del contexto. El resto de la oración se trata como información conocida por el oyente y que no se pone en cuestión. El foco selecciona una de las alternativas posibles y niega las otras.

Veamos el siguiente diálogo:

a) ¿Sabías? Martín le compró un regalo a mamá el martes pasado.
b.1) Juan le compró un regalo a mamá.
b.2) Una tarjeta le compró Martín a mamá.
b.3) Ayer le compró Martín un regalo a mamá.

La frase a) no contiene ningún foco marcado, en cambio, las réplicas b.1), b.2) y b.3) muestran un elemento en la posición inicial que está focalizado y que siempre se lo destaca, además de por la posición, por algún elemento prosódico: aumento de intensidad, altura o separación del grupo tonal (marcados en este caso por el uso de mayúsculas). En cada caso el foco niega un elemento de la frase a).
A diferencia de las estructuras tematizadas, en estos ejemplos, el OD no aparece duplicado, el sujeto aparece pospuesto, y en una oración no puede haber más de un constituyente focalizado.
La posición inicial y el énfasis entonacional no son los únicos elementos que sirven para focalizar: hay adverbios cuantificadores y construcciones sintácticas que pueden lograr el mismo efecto.

Incluso Martín le compró un regalo a mamá.
Martín sí le compró un regalo a mamá.
Fue Martín el que le compró un regalo a mamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario