jueves, 7 de junio de 2012

Funciones del pues como conector


El pues como conjunción denota causa, motivo y razón, y puede asumir distintos valores.

Pues causal y explicativo
Tienes que echar gasolina, pues mañana hay huelga.

Pues adverbio incidental
Indica consecuencia o deducción
Bebiste mucho ayer, pues, a aguantarse.

Frente a los otros pues, es tónico y va aislado entre pausas dentro del enunciado. Aparece en medio o al final de éste, nunca al principio, para evitar su confusión con el pues causal-explicativo.
Estaba muy oscuro, pues no pudimos verle la cara (causal-explicativo).
Estaba muy oscuro, no pudimos, pues, verle la cara (adverbio incidental).

Pues continuativo
Este pues sirve para dar continuidad al discurso. Esta función de continuidad se da incluso cuando abre la comunicación. En este caso, el enlace es con una situación anterior que está implícita:
Pues y ¿qué tal la fiesta?
Pues, dime tú.
Pues, quería pedirte un favor.

En una conversación, pues inicia la respuesta a una pregunta (como bueno y bien), le sirve al hablante para tomarse un breve tiempo para pensar lo que va a decir:
- ¿Qué piden en este anuncio?
- Pues mira, hace falta saber alemán, y tú lo hablas muy bien.

A veces pues adquiere un valor polémico en la conversación:
- No me gusta la lectura.
- ¡Pues eres un inculto!

En ocasiones puede aparecer pues bien para transmitir la consecuencia, el resultado final que, generalmente, es de carácter negativo.
Le dije que me llamara. Pues bien, no lo hizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario