martes, 24 de julio de 2012

Los cuantificadores: cantidad, número y grado


Los cuantificadores son palabras o estructuras que asignan cantidad, número o grado a muy diversas categorías gramaticales.

La clase de palabras de los cuantificadores es muy heterogénea y de límites, a veces, muy borrosos. Se puede cuantificar mediante un adverbio (muy alto), una construcción (la mitad de su vida); pero también mediante un prefijo (rebueno), una perífrasis (más bueno que el pan), etc. A su vez, la cuantificación puede ser indefinida (muchas, varias, nada) o definida (mediante numerales: tres, cinco, el doble de).

La cuantificación y los sintagmas
La cuantificación puede aplicarse a muchos tipos de sintagmas, como por ejemplo a un adjetivo: muy malo, extraordinariamente bueno, doblemente meritorio, el doble de bueno; a un sustantivo: mucha gente, demasiada gente, tres personas, el triple de gente; a un verbo: come mucho, no come nada; a un adverbio: bastante bien, muy bien, demasiado temprano.

Mecanismos gramaticales que expresan cuantificación
  • La cantidad o el número en que se presenta una entidad: muchas/pocas/dos personas, demasiada sal; medio kilo de sal.
  • La referencia pronominal a entidades a partir de su cantidad o número: vinieron muchos, nadie vino, vinieron todos.
  • El grado en que se da determinada cualidad: estoy muy cansado, estoy totalmente cansado, estoy cansado de pies a cabeza.
  • El grado en que se desarrolla una acción: durmió mucho, me quiere un poco.
  • El grado en que se desarrolla cierta circunstancia: mi madre está muy bien, camina muy lentamente.
  • Una valoración personal del número o de la cantidad en que se presenta un objeto o ente:
Ella tiene suficiente dinero como para no trabajar.
Él es demasiado joven para ella.
  • La presuposición de otros predicados, además del actual:
Tampoco vino Ariel (se presupone un saber compartido acerca de que otra u otras personas no vinieron).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada