sábado, 23 de febrero de 2013

El “que” causal y el “que” final


El que causal es muy frecuente en el lenguaje hablado. Normalmente se utiliza pospuesto y va precedido de pausa, representada en la escritura por una coma. Va seguido de indicativo.

Se usa principalmente en los siguientes contextos:
  • Cuando el verbo principal expresa un mandato, un ruego o un consejo o sus respectivas respuestas:
Date prisa, que nos tenemos que ir ya.
- Quédate un poco más.
- Otro día, que hoy tengo prisa.
  • En las exclamaciones:
¡Pobrecita mi niño, que no lo quiere nadie!
  • En la comunicación de una decisión:
Nos vamos, que ya son las nueve.

Además del valor causa, que puede introducir también, como conjunción subordinante, subordinadas sustantivas y finales.

Que con valor final
Se usa principalmente en el lenguaje hablado cuando la oración principal es un mandato. Se construye siempre en subjuntivo:
Acércate, que te vea yo bien.
Habla más bajo, que no te oigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada