viernes, 1 de marzo de 2013

Los orígenes del leísmo, el laísmo y el loísmo


Los pronombres le, les  proceden de las formas latinas de dativo illi, illis, respectivamente.


El dativo es el caso de la declinación latina en el que se expresaba el objeto indirecto.

Los pronombres la, las  proceden de las formas latinas de acusativo illa, illas, respectivamente.
El pronombre lo  procede de las formas latinas de acusativo singular illum  (masculino) e illud (neutro), mientras que los  deriva de la forma de acusativo masculino plural illos.

El acusativo es el caso de la declinación latina en el que se expresaba el objeto directo.

El leísmo, el laísmo y el loísmo parecen obedecer al nacimiento, en una época temprana de la evolución del castellano, de una tendencia que, contrariamente a lo que ocurría en latín, en lugar de distinguir funciones gramaticales (objeto directo/objeto indirecto) diferenciaba entre masculino y femenino, por un lado, y entre persona y cosa por otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada