lunes, 23 de marzo de 2015

Los pronombres reflexivos en español: usos y ejemplos



La serie de pronombres reflexivos tiene varios usos:


  • Cuando el sujeto y el complemento directo o indirecto coinciden:

Pablo se está mirando al espejo todo el día.
Me preparo la cena cada día.


  • Cuando el complemento objeto directo es una parte del propio cuerpo o un objeto que posee el sujeto:

Niños, ¿os habéis lavado las manos?
¡Hoy te has cambiado de pantalón tres veces!


  • Con algunos verbos que se refieren a la consumición o al aprovechamiento de algo, el uso de los pronombres reflexivos es muy frecuente y suele indicar que la acción se realizó completamente, sobre la totalidad de algo. En estos casos, el complemento objeto directo está siempre determinado:

Comió tarta. (= algo de tarta, una cierta cantidad no especificada)
Se comió la tarta. (= toda la tarta)


  • Con sujetos inanimados el uso de los reflexivos indica muchas veces la ausencia de un sujeto animado conocido:

La puerta se cerró de golpe y me dio un susto terrible.
No le riñas, que la botella se ha caído pero el niño no ha hecho nada.


  • Algunos verbos cambian de sentido según se usen como reflexivos o no:

Fui a Valencia el jueves. (= viajé a Valencia)
Me fui de aquí el jueves. (= abandoné el lugar donde estaba)

He quedado con Javier. (= me he citado)
Me he quedado todo el día en casa. (= he permanecido)

He pasado por el parque.
Me he pasado... tenía que bajar en la parada anterior. (= he ido más allá de lo conveniente)


Las dos nos queremos mucho. (= yo a ella y ella a mí)
Los dos conductores bajaron de los coches y empezaron a insultarse y a pegarse. (= el uno al otro).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada