lunes, 2 de noviembre de 2015

Conectores adverbiales de tiempo en oraciones subordinadas



Las oraciones subordinadas adverbiales tienen la misma función que un adverbio, sirven para precisar o ampliar el significado del verbo principal.

Una oración subordinada es la que en las oraciones compuestas adjetivas, adverbiales y sustantivas depende de la principal. Los conectores adverbiales temporales pueden ser de anterioridad, posterioridad, simultaneidad, duración y repetición.

Oraciones temporales
Hay marcadores gramaticales que permiten relacionar dos sucesos desde un punto de vista temporal. Estos marcadores se pueden clasificar por el matiz temporal que añaden a la acción del verbo principal.

Marcadores para expresar acciones habituales, simultáneas y repetidas

  • Para expresar que una acción es habitual:
Cuando: es la forma más usada.
Cuando estaba en Sicilia, iba todos los días a la playa.

Todos los días cuando llego a casa me ducho.

  • Para expresar dos acciones simultáneas:
Mientras: Mientras yo compro en la carnicería, tú puedes ir al correo.
Mientras tanto: Ariel prepara la cena. Mientras tanto yo acuesto a los niños.

La diferencia entre mientras y mientras tanto es que en el segundo caso las informaciones que se presentan como contemporáneas son nuevas para el interlocutor. En cambio, la información introducida directamente por mientras ya es conocida por el interlocutor.

  • Para expresar que la acción se repite cada vez que se realiza la otra acción:
Siempre que: Siempre que escucho esta canción, me pongo a bailar.
Cada vez que: Cada vez que viene, trae regalos para todos.
Todas las veces que: Todas las veces que salgo con José, pasa algo.

Marcadores temporales que establecen un límite

  • Para expresar que una acción es inmediatamente posterior a otra:
Tan pronto como: Tan pronto como lleguen, nos iremos.
En cuanto: En cuanto termines de comer, nos vamos al cine.
Nada más: Nada más salir de casa, empezó a llover.

  • Para expresar el límite de la acción:
Hasta que (no): Hasta que no venga Juana, no nos podemos ir.

  • Para expresar que una acción es anterior a otra:
Antes de (que): Antes de firmar el contrato, hay que leerlo detenidamente.

Antes de la reunión, tenemos que hablar seriamente con Julián.

  • Para expresar que una acción es posterior a otra:
Después de (que): Después del examen, nos vamos a tomar unas tapas.

Después de que salgas del trabajo, iremos a comprar.

  • Para expresar el período de tiempo que separa dos sucesos:
Al cabo de, a los/las + cantidad de tiempo:
Nos vimos por primera vez en febrero y, al cabo de tres meses, nos casamos.

Cantidad de tiempo + después/más tarde:
Cogimos el avión a las tres y, quince minutos más tarde, tuvo que aterrizar.

Oraciones temporales con indicativo o con subjuntivo
En líneas generales, puede decirse que estos modificadores se construyen con modo indicativo cuando se refieren a un hecho efectivamente realizado o existente en el pasado o en el presente:
En cuanto lo supo, me llamó.

Cuando llega la primavera, María padece alergia.

En cambio, cuando el verbo principal de la oración remite al futuro, es decir, cuando remite a situaciones no realizadas aún, el modificador exige el modo subjuntivo:
En cuanto llegue a casa, te llamaré.

Me quedaré hasta que tú quieras.

Marcadores temporales con infinitivo
En este caso, el sujeto de las dos oraciones es el mismo:
Antes de terminar la carrera, empecé a trabajar.

Después de viajar a Sevilla, le cambió la vida.

Para reconocer las proposiciones adverbiales se puede utilizar el método de la sustitución, que en este caso será por un adverbio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada