lunes, 23 de noviembre de 2015

Uso correcto de la preposición a con los sustantivos

Debido a su frecuente uso y a su versatilidad, la a es una de las preposiciones que se presta a más usos incorrectos, por ejemplo con los sustantivos.
 
Las preposiciones pertenecen a la clase de palabras cerradas, porque se puede hacer una lista de ellas. Morfológicamente, se las denomina invariables porque no tienen flexión, es decir que no varían en número y género. El filólogo español Alarco Llorach considera a las proposiciones como “unidades carentes de autonomía”, mientras el lingüista Ignacio Bosques explica que tradicionalmente se consideró a las preposiciones palabras vacías, porque no poseen un significado léxico, y son así prácticamente imposibles de definir. El significado de cada preposición está en función de la relación que establecen dentro de una estructura sintáctica determinada.

Uso obligatorio de la preposición a detrás de un sustantivo y delante de un infinitivo
La construcción sustantivo + a + infinitivo, como problemas a resolver o ejemplo a seguir, es un calco de la lengua francesa y resulta más breve que la correcta en español problemas que hay que resolver, ejemplo que se debe seguir. La RAE acepta ciertos casos, dependiendo de algunos factores: el sustantivo debe ser abstracto (problema, tema, cuestión) y el verbo transitivo y activo (tratar, arreglar, abordar).

Cuándo no debe usarse la preposición a después de un sustantivo
Es incorrecto posponer la preposición a un sustantivo cuando este es concreto: tienen algunos edificios a restaurar; lo correcto es tienen algunos edificios para restaurar. Tampoco se debe utilizar con verbos intransitivos: hay un tema a reflexionar, en lugar de la forma correcta hay un tema sobre el cual reflexionar; ni con indefinidos: aún queda algo a discutir, siendo lo correcto aún queda algo que discutir.

El uso de la preposición a entre sustantivos
Están muy extendidas las formas barco a vela, calefacción a gas, etc., que deben llevar la preposición de: barco de vela, calefacción de gas. Hay formas gastronómicas, de influencia francesa, que tienen que ver con la preparación de un plato: espinacas a la crema, pollo a la naranja. Como se trata de condimentos que acompañan un elemento principal, lo correcto sería utilizar la preposición con: espinacas con crema, pollo con naranja; aunque es una costumbre muy arraigada en el mundo gastronómico. Sin embargo, es correcto utilizar la preposición a en construcciones como tortilla a la española, bacalao a la vizcaína. En este caso se habla de modos de cocinar y no de ingredientes.

Uso de “a por” en España
El uso de estas dos preposiciones con verbos de movimiento como venir, ir, con el sentido de “en busca de”, no se utiliza en Hispanoamérica, donde solo se usa por: voy por los medicamentos. En España es normal decir voy a por el pan, aceptado por la RAE ya que no existen motivos lingüísticos que impidan la asociación de estas dos preposiciones.
A veces, la preposición a se coloca ocupando el lugar de otras preposiciones, dando lugar a locuciones incorrectas como a buen fin, en razón a, en vez de las correctas con buen fin y en razón de.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada