martes, 11 de octubre de 2016

Derivación y composición de adjetivos


Se forman derivados y compuestos de los adjetivos mediante los procedimientos morfológicos de prefijación y sufijación.

Los prefijos
Los prefijos no cambian la categoría gramatical de la palabra; es decir, se unen al adjetivo y cambian su significado, pero esa palabra sigue siendo un adjetivo.

Clasificación de los prefijos
  • Negativos: por ejemplo in-, des-, a-: inútil, imposible, ilegal, desprolijo, amoral.
  • Intensivos positivos (aumentan el contenido semántico del adjetivo): por ejemplo re-, súper-, hiper, ultra-: hiperactivo, ultraconservador.
  • Intensivos negativos (disminuyen el contenido semántico del adjetivo): por ejemplo sub-: subdesarrollado.
  • Espaciales o temporales (establecen relaciones de ese tipo): por ejemplo sub-, trans-, pre-, post-, inter-: interurbano, subacuático, prenatal.

Los sufijos
Hay sufijos que mantienen la categoría gramatical y otros que no.
En el primer grupo encontramos los que agregan una nueva connotación al valor semántico: -uzco, -ucho, -tón, -cino, -ento, -oso, -áceo: feucho, amarillento, verdoso, blanduzco, pobretón.
Los sufijos que cambian la categoría permiten formar adjetivos sobre palabras sustantivas, verbales o adverbiales.
  • Bases sustantivas: por ejemplo -oso, -al, -il, -ano, -ino, -ico, -ario, -esco: arenoso, universitario, juvenil, carnavalesco.
  • Bases verbales: -ble, -nte, -izo: rompible, quebradizo, bailable.
  • Bases adverbiales: cercano, lejano, delantero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada