jueves, 23 de febrero de 2012

Oraciones subordinadas finales


Expresan el fin, el objetivo, el propósito de una acción:
Le tuve que gritar para que me entendiera.
La saqué de la sala porque tomara el aire.

Si los dos sujetos coinciden, la subordinada final se construye con infinitivo:
Estudia español para conseguir un buen empleo.
Abrí la ventana por tomar un poco de aire.
Se detuvo a llamar por teléfono.

Si los sujetos de la final y la principal son distintos, la final va en subjuntivo:
Estudia español para que sus padres estén contentos.
Abrí la ventana porque tomara un poco de aire.
Se detuvo a que llamáramos por teléfono.

Sin embargo, a veces el significado del verbo principal permite entender que su acción se ejerce sobre otro sujeto distinto, por lo que en esos casos puede usarse el infinitivo en la oración final sin que exista ambigüedad sobre quién es el sujeto. Esto sucede cuando el conector es para:
Lo han designado (ellos) para representar (él) al equipo español.
La han llamado (ellos) para trabajar (ella) en una suplencia por baja de maternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada