jueves, 5 de julio de 2012

Clasificación de los adverbios según su función sintáctica


La función del adverbio es expresar una circunstancia del verbo, aunque también puede modificar a otras clases de palabras, o ser por sí mismo predicado u oración.

Adverbios como modificadores del verbo
Cuando el adverbio modifica a un verbo, su posición es posverbal:
Escuché atentamente las noticias.
Llegué temprano al trabajo.
Juan estudia mucho y sale poco.
Ven aquí, por favor.

Adverbios con oraciones unimembres
El adverbio puede constituir por sí mismo una oración:
¡Bien! ¡Muy bien!

Adverbios como predicados adverbiales
Ese pueblo, lejísimos.
Las niñas, primero.

Adverbios como enfatizadores
El énfasis puede expresarse alternando el orden de las palabras, o con la inclusión de ciertos adverbios:
- ¿El lunes, entonces, salimos a las cinco del trabajo?
- Mañana salimos a las cinco, no el lunes.
Acá nadie hace nada.
El cuadro se vendió principalmente por ser de Dalí.
Ella se interesa únicamente por la ropa.

Adverbios como modificadores del contenido de la oración
Habitualmente vamos a la montaña de vacaciones.
Juan excepcionalmente va a los teóricos.
Me llama por teléfono semanalmente.
Personalmente, no me parece que hayas actuado bien.
Se la veía notoriamente nerviosa.
Adela, inteligentemente, no asistió a la reunión.

Adverbios que expresan el modo de la oración
Pueden expresar duda, afirmación, posibilidad, etc.
Posiblemente venga mañana.
Difícilmente venga mañana.
Sin duda, estaba de mal humor.
En verdad, nada podía decirse.
Supuestamente estaba enferma, por eso no vino.

Adverbios como conectores
Muchos adverbios y locuciones adverbiales se comportan como conectores: entonces, así, además, también, en consecuencia, etc.

1 comentario: