domingo, 16 de septiembre de 2012

Adverbios que según el uso cambian de valor


Acaso
Es un adverbio de duda, equivalente a locuciones como quizá, quizás, tal vez, a lo mejor. En algunas oraciones, suele ir con el verbo en subjuntivo: quizá no sepa lo que pasó, pero cuando el verbo va en indicativo, la duda es casi una certeza: quizá ya supo lo que pasó.
A veces, usado al comienzo de oraciones interrogativas, adquiere el valor de una afirmación: ¿acaso no sabe que eso está prohibido?, que es lo mismo que decir usted sabe que eso está prohibido.
La expresión si acaso tiene el sentido de “por casualidad”: si acaso él quiere llamarme, lo espero hasta las ocho, que equivale a si por casualidad, él quiere llamarme…
El mismo valor tiene la locución por si acaso, aunque a veces puede equivaler a “por precaución”, como cuando decimos: lleva el paraguas, por si acaso.

Apenas
Es una palabra que cumple varias funciones. Puede ser adverbio de negación, con valor de “casi no”, usado en expresiones como apenas tuvimos tiempo.
También puede cumplir la función de adverbio de cantidad, con el significado de “tan solo”, como en apenas me queda una entrada.
Como conjunción equivale a “tan pronto como” y suele usársela en oraciones como apenas se enteró, trató de comunicarse con él.

Demasiado
El adverbio demasiado es invariable, es decir, que no tiene accidentes de género, número, ni ningún otro. Por ello, la forma correcta para referirnos a ciertas mañanas de invierno, es decir mañanas demasiado frías y no mañanas demasiadas frías.
No sucede lo mismo con el adjetivo demasiada, que admite la expresión demasiadas personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada