viernes, 26 de abril de 2013

El gerundio como adverbio: uso correcto y ejemplos


El gerundio no es un verbo, así como tampoco es un adjetivo, calidad en la cual se admite un uso restringido. Generalmente el gerundio tiene un uso adverbial, y más concretamente, de modo.
El adverbio tiene como función modificar un verbo, por lo tanto el gerundio modifica al verbo y puede estar junto a él o separado. El gerundio, como todos los adverbios, dice cómo sucede la acción: Espero. ¿Cómo espera? Fumando (fumando espero). Está. ¿Cómo está? Trabajando (está trabajando).

El gerundio pegado al verbo
Te sigo queriendo.
Juan y Ariel siguen siendo los mejores de la clase.
La temperatura está subiendo mucho respecto de años anteriores.
Me estoy cansando de tanta hipocresía.

El gerundio despegado del verbo
Para comprobar que el gerundio cumple la función de adverbio de modo, debe responder a la pregunta cómo. Analicemos un ejemplo para comprobar si cumple o no una función adverbial:

Lea las condiciones de principio a fin, marcando con rojo lo que sea confuso.
El verbo es lea; el objeto directo (¿qué leo?), las condiciones; y el complemento circunstancial de modo (¿cómo lo leo?), marcando con rojo. El gerundio de esta oración es correcto.

Llegó a casa, pasando por el garaje, dejando su abrigo en el perchero, subiendo a la habitación y encontrándola dormida.
En esta oración ninguno de los gerundios es correcto, pues no responden a la pregunta ¿Cómo llegó?, sino que dice qué fue haciendo después de llegar. La oración correcta sería:
Llegó a casa, pasó por el garaje, dejó su abrigo en el perchero, subió a la habitación y la encontró dormida.

4 comentarios:

  1. ¿Siempre lleva comas cuando antes se usa como adverbio?

    ResponderEliminar
  2. A diferencia de Ramos, considero interesante considerar que se admita el uso como circunstancial de modo.

    ResponderEliminar