lunes, 3 de junio de 2013

Funciones de los pronombres personales


Funciones de los pronombres personales tónicos
Como sujetos:
Ellos se van de viaje.
¿Usted no come nada?

Como términos de complementos:
Lo vamos a decidir sin él.
No puedo vivir sin ti.
Se sentó cerca de nosotros.
Enseguida volvió en sí.

Como circunstancial de compañía:
¿Ismael se va contigo a Francia?
Julia no las tenía todas consigo.
Ellas no estuvieron conmigo ayer.

Funciones de los pronombres personales átonos
Estos pronombres pueden representar a una persona distinta del sujeto o al sujeto mismo (pronombres reflexivos).
Cuando los pronombres que nombran a una persona gramatical que no es el sujeto pueden funcionar como objetos directos o indirectos.
Objetos directos
Ya lo hice.
Te vi en el teatro.
Nos engañaron.

Objetos indirectos
¡No me digas eso!
Le compró un libro.
¿Les dieron el recibo?

Los pronombres átonos de primera y segunda persona (me, te, nos, os y se) pueden funcionar indistintamente como objetos directos o indirectos. En cambio, la tercera persona tiene formas diferentes según qué clase de objeto sea:
Objeto directo: lo, los, la, las
José lo miró sorprendido (a él).
Ricardo la saludó (a ella).

Objeto indirecto: le, les
Ariel les contó un cuento (a ellos).

Los pronombres reflexivos aparecen con los verbos pronominales y nombran a una persona gramatical que es el sujeto mismo. Pueden funcionar como objetos directos o indirectos.
Objeto directo reflexivo
Ella no se peinó todavía (se peinó a sí misma).
¿Te miraste en el espejo? (miraste a ti mismo).

Objeto indirecto reflexivo
Ella no se lavó la cara todavía (lavó a sí misma).
¿Te miraste los zapatos? (miraste a ti mismo).
Para la función de objeto directo, solo la tercera persona tiene una forma distinta: se.
Ella se miró al espejo (a sí misma, tercera persona reflexiva).
Ella la miró atentamente (a otra persona que no es el sujeto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada