jueves, 21 de febrero de 2013

La preposición "a" en el complemento directo


El complemento directo es la palabra o grupo de palabras que necesitan algunos verbos, llamados transitivos, para tener sentido pleno.

Deben llevar a
He visto a Juan.
Conocí al Sr. Gutiérrez.
Llama a Carlos.
  • Los apelativos o nombres comunes referidos a personas, siempre que estén individualizados por medio del artículo u otro determinante:
Busco a mi hermana.
Han despedido a diez empleados.
Llamaré al médico.
  • No llevan a, si se toman en un sentido genérico o indeterminado:
Necesitamos un buen empleado.
Espero una visita.
  • Pronombres como él, ella, este, ese, aquel, ninguno, otro, nadie, etc., cuando se refieren a personas:
No escucha a nadie.
He visto al otro.
  • Los nombres colectivos de persona:
Entretiene al público.
No escuchan a las masas.

No deben llevar a
  • Los nombres de objetos o de conceptos:
Tengo una hermosa casa.
Quiero una pelota.
Se ha hecho justicia.
  • Sin embargo, pueden llevar a cuando existe personificación:
Obedece a las leyes.
Apeló a la Justicia.

En casos de ambigüedad
Para distinguir el complemento directo de otro que no lo sea, se omite la preposición a ante el primero, que se coloca junto al verbo:
Prefiero Mara a Marisa.
Le ruego recomiende mi hijo al profesor.

En cambio, se utiliza con nombres de cosa para evitar posibles equívocos, sobre todo en las comparaciones:
Le temo más que a una tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada